Dijo muchísimo




Chema Madoz vía alexgauffier







Hizo muchísimo, día tras día, se esforzó en hacer algo mejor y en dárselo a los demás. Teoría de la gratitud que se resume en la palabra "posteridad". Y no esperó nada a cambio, esto debe subrayarse, y realmente logró esto. Se dijo que por eso colapsó, no se sabe dónde, por profundizar en esta prodigalidad asimétrica. Sintió que todo se iba al diablo adentro suyo y pensó, temeroso, que tal vez era posible dar algo recibiendo, así no se iba todo al diablo. Se dijo que por qué no, si había ejemplos ilustres, aunque él no valía un duro. Pulió, pulió y notó no pocas veces que pulía, con silencioso gesto de aprobación. Preguntó: ¿Eso prueba que no deba empezar de nuevo? ¿Qué no sirve para nada todo lo que hice y haré? ¿Por qué tiene que servir? ¿Y por qué si se da cuenta que debe empezar de nuevo no puede abstenerse de hacerlo? 
Se dijo que los escritores padecen de una afección reivindicatoria, a diferencia de los demás (que son los más), porque creen que le deben algo al mundo, pero que él, a diferencia de ellos, no tenía derecho a esa queja porque no era escritor.
Salvar el mundo, dijo que dijo Borges. Se dijo que la mejor sensación de salvar el mundo se parece a cuando uno ve las hormigas laborando sin pedir nada más que su insistencia, o sea, sin pedir nada más que eso que se está viendo: hormigas laborando. Pero ¿salvarlo para qué? Sobre todo si después dice Borges, escrupuloso hereje, en otro poema, que no es posible ningún Cristo, sino que Cristo sigue en cada uno fastidiándonos (o fastidiándome). ¿Salvarlo de qué si la minoría supone que la mayoría hace lo contrario? ¿Qué le dice a la minoría que eso tiene que ser así? Se dijo entonces que, en todo caso, el hombre salva al mundo realmente sin saber qué es lo que está salvando, que por ahí pudieran venir los tiros. 
Se dijo que para qué decía esto si ya lo han hecho otros. 

Maldijo, algo vulgar pero de lo que nadie puede enorgullecerse, y se sintió un poco mejor.