Para acabar aún de Beckett




by Javad Alizadeh




Agolpamiento de palabras claves no claras por enumerativas sin pausa. Posición o angustia o sea al medio del medio conocido. No uno; ése. Y éste en lo que quede de nombrarlo. Como duele la cabeza apoya el cráneo en un mármol. Nunca tan claro el peso liviano. Discurre más rápido lo que dice que lo que quiérese que diga no por su culpa o causa o rascadero de variables. Cada palabra se quiere letra y tiene su todo es el caso que decir. Si elegante la ele, si vendrá lo nuevo nuevo tras la coma. Poemas futuros. Ninguna palabra que no sea otra y química y derrumbe bajo apariencia de tensión o el dos. Acá más claro, más tú conmigo, más todos juntos de tan todos: Los brazos siguen haciendo cuerpo con el tronco y una con otra las piernas hechas para huir. Pero hay mejores. Porque todos los días, soldado, te levantas mirando al frente flecha de la nariz. Por si acaso no ha cambiado su nombre el día por unos cuantos colores. Siendo de todos el mismo punto de partida ya que no fue tan lejos que desapareciera más llegarán más otros pero siempre con una olvidable caída aguja de reloj. Malestar entonces de querer que cierto gris sin nubes lejanías haga pareja metáfora en lo que nada el trono de cráneo. Entonces se cierra la transfrasis como un desaguadero de consecuencia tubular o lo que dicen decidido. Entonces miente lo que mueve si no es para atrás si hay atrás en todo lo que empuja. Si estalla un nombre es porque es medio, conocido; si mucho, pasa; si poco, pasa con deuda miniatura éste, con dejo confundida sin que se muera nadie o lo que dicen desgracia. Blanqueados como uno solo. Dos enanos de lo suficientemente arriba. Con nada de qué reír y lástima para la alegría, si no hay enano todavía venido de circo. Y lástima para la alegría. Cuatro manos se abren como una sola. Insistencia que dice éxito sin maravilla, traccionada por un descuido. O mordida arrojada al ladrido todavía capaz como el miedo cómo sea. Bóveda ciclópea o bomba blanca o ciego color vivo si no es dormido el expulsado con queja política de un sol también ciudadano. Aplastados al gran cráneo quiere decir, no tampoco fijos, de tan enanos no por bípedos mucho menos que confundir que levantarse a volver.